El MensaJE DE aCUARIO

CAPÍTULO VII:

LA IGLESIA DE ESMIRNA

La iglesia de Esmirna es el chacra prostático. Apas es el Tatwa de este chacra. "Todos vosotros seréis dioses si salís de Egipto y atravesáis el Mar Rojo".

Canta el divino varón, canta la mujer inefable. Cantan los dos, varón y varona. Cantan los dos la ópera sublime de los siglos. Esa ópera de luz comienza en el Edem y termina en el Edem. La voz del sublime varón es heroica, es terrible como el rayo que centellea, como el trueno omnipotente. La voz de ella es tan dulce y melodiosa como la "Flauta Encantada" de Mozart, o como la voz milagrosa de una sirena del gran océano. Este dúo conmovedor, este connubio amoroso del Verbo hace fecundas las aguas de la vida.

Cuando la serpiente de fuego, alienta sobre las aguas del Edem, se abre la iglesia de Esmirna entre el augusto tronar del pensamiento.

Arrodillémonos para contemplar el loto milagroso de seis pétalos. El loto del Nilo. El chacra prostático sobre el cual se posan las nereidas del gran océano.

Orad y meditad en el chacra prostático. Cuando el Bienamado despierta este chacra, nos convertimos en reyes elementales de las aguas.

Este chacra nos da conciencia consciente sobre la naturaleza de todos los seres que habitan los mundos internos.

El que bebe de las aguas puras de vida, nunca jamás volverá a tener sed. Las aguas purísimas del Edem, son el espejo divino del amor.

El cisne de inviolable blancura se posa sobre la flor del loto. Entre los arrullos conmovedores de la naturaleza, despierta el cisne del amor.

"Y escribe al ángel (atómico) de la iglesia en Esmirna: El primero y postrero, que fue muerto y vivió (en todo aquel que recibe la iniciación venusta) dice estas cosas, Yo sé tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (tribulación y pobreza son condiciones fundamentales para abrir la iglesia de Esmirna); pero tú eres rico (espiritualmente), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás. No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo ha de enviar algunos de vosotros a la cárcel (del dolor), para que seáis probados, y tendréis tribulación de diez días (es decir, tendréis tribulación mientras estéis sometidos a la rueda de la reencarnación y el karma). Sé fiel hasta la muerte y yo te daré la Corona de la Vida" (Ap. 2: 8-10).

Quien recibe la Corona de la Vida se libera de la rueda de la reencarnación y el karma. La Corona de la Vida es triuna. Tiene tres aspectos: Primero, el Anciano de los Días. Segundo, El Hijo Adorable. Tercero, El Espíritu Santo, muy sabio.

La Corona de la Vida es el Hombre-Sol, el Rey Sol tan festejado por el emperador Juliano. La Corona de la Vida es nuestro incesante hálito eterno para sí mismo profundamente ignoto, el rayo particular de cada hombre, el Cristo. La Corona de la Vida es Kether, Chokmah y Binah (Padre, Hijo, y Espíritu Santo).

Aquel que es fiel hasta la muerte, recibe la Corona de la Vida.

En el banquete del Cordero resplandecen como soles de amor, los rostros inefables de todos aquellos santos que lo han encarnado. El blanco mantel inmaculado está teñido con la sangre real del Cordero inmolado.

"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere no recibirá daño de la muerte segunda" (Ap. 2: 11).

El que no venciere, se divorciará del Bienamado y se hundirá en el abismo. Aquellos que entran en el abismo pasarán por la muerte segunda. Los demonios del abismo se van desintegrando lentamente a través de muchas eternidades. Esas almas se pierden. El que venciere no recibirá daño de la muerte segunda.

"Sé fiel hasta la muerte y yo te daré la Corona de la Vida" (Ap. 2: 10).

Al que sabe, la palabra da poder; nadie la pronunció, nadie la pronunciará, sino aquel que lo tiene encarnado.

Cuando recibimos la Corona de la Vida, el Verbo se hace carne en cada uno de nosotros.

Todo santo que alcanza la iniciación venusta recibe la Corona de la Vida.

Nuestro amantísimo Salvador Jesucristo, alcanzó la iniciación venusta en el Jordán.

"Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad" (Juan 1: 14).

"La Luz vino a las tinieblas; pero las tinieblas no la conocieron" (Juan 3: 19).

Él es el Salvador, porque nos trajo la Corona de la Vida y dio su sangre por nosotros.

Necesitamos llegar a la suprema aniquilación del yo, para recibir la Corona de la Vida.

Necesitarnos resucitar al Cordero dentro de nosotros mismos. Necesitamos las pascuas de resurrección.

Imprimir
Español English Français Portuges