La Revolución de la Dialéctica

CAPÍTULO VI

UNA APUESTA CON EL DIABLO

Napoleón hubiera sucumbido contra el Diablo. Una cosa es estar en el campo de batalla contra otros machos y otra cosa es la lidia contra uno mismo.

El Satán es un enemigo de oro, y es muy útil. El Diablo es escalera para bajar y es también escalera para subir.

Los Doce Trabajos de Hércules son con el Diablo. El pacto con el Diablo es la misma apuesta5 y el triunfo, es la capacidad de fabricar el oro.

La fuerza eléctrica es la cruz en movimiento o swástica, es el movimiento continuo. La electricidad trascendente que gira como un torbellino me ha servido para formar el Movimiento Gnóstico.

La cruz en los profanos y profanadores no es una swástica porque terminada la cópula química termina el movimiento. En cambio, en la cruz gnóstica, no termina el movimiento porque continúa la electricidad transmutándose.

Lo normal en el trabajo sexual debe ser como mínimo una hora.

En la India se mide el grado de cultura de acuerdo al tiempo que se realice la cópula química; el que dure tres horas es respetado y es un "señor".

La swástica en movimiento genera la electricidad sexual trascendente.

Hitler entendió sobre estas cosas y por eso tomó la swástica como símbolo de su Partido. El "Hombre de los guantes verdes" perteneció al klan de los dag dupas. Hitler se dejó marear por este hombre y fue enseñado a cristalizar todo negativamente.

Cuando Von Litz capituló, en Lhassa, los monjes de los dag dupas se lanzaron a las calles, celebrando la capitulación de Berlín.

La Segunda Guerra Mundial fue un duelo entre las enseñanzas de Gurdieff y la de los dag dupas. Este duelo fue importado del Tibet y fue una verdadera lucha entre los magos blancos y negros del Tibet.

  

Click para imprimir capitulo