El Cristo Social

CAPITULO XLVIII.

TRES CLASES DE FENÓMENOS.

Existen tres clases de fenómenos: 1º Fenómenos físicos. 2º Fenómenos biológicos. 3º Fenómenos psíquicos. Vamos a estudiar las tres clases de fenómenos en síntesis y por separado.

FENÓMENOS FÍSICOS.

Conocemos los fenómenos físicos por medio de nuestros sentidos de percepción externa, ampliamos la capacidad de percepción externa con aparatos tales como el microscopio, telescopio, etc.

La física admite oficialmente fenómenos físicos que no han sido debidamente demostrados ni por la observación, ni por la experiencia. Ejemplo: el cero absoluto en temperatura.

Muchos fenómenos físicos no son percibidos directamente y realmente son meras proyecciones de causa de otros fenómenos, o de supuestas causas de nuestras sensaciones.

Todo fenómeno físico que signifique cambio, es realizable mediante la ley natural de selección, ésta reduce la cantidad a calidad dentro de los conceptos tiempo, espacio y movimiento.

El grado de temperatura del agua al ascender o descender en forma progresiva y ordenada, es la causa determinante del grado de cohesión molecular.

Realmente es el grado de cohesión molecular la causa del hielo o del vapor.

La corriente enciende el hilo de platino de la lámpara eléctrica y para ello sólo se necesita un mínimum de energía, todo metal tiene su grado térmico de fusión, y todo líquido dentro de una determinada presión, su punto fijo de congelación y ebullición; empero en esto no existe el acaso porque la inteligencia cósmica hace todo de acuerdo con las leyes de número, medida y peso.

La ley de selección es básica en química, física, etc., si esta maravillosa ley estuviera excluida en todo cambio, cualquier hombre de ciencia al intentar fabricar oxígeno, combinaría tres átomos de dicha substancia química en vez de dos para formar la molécula, y en vez de fabricar oxígeno fabricaría inconscientemente ozono. El científico viene en este caso a ocupar el puesto de la inteligencia cósmica. No podría el hombre de ciencia fabricar oxígeno excluyendo la ley de selección natural.

Los fenómenos físicos se transforman incesantemente uno en otro. El calor se transforma en luz, la presión en movimiento, etc.

Podemos producir fenómenos físicos; usamos el método sintético para producir en el laboratorio cualquier combinación química, podemos decir qué cantidad de carbón se necesita para derretir una montaña de hielo, pero no podemos decir qué cantidad de combustible se necesita para producir la energía vital con la que una célula viva da origen a otra célula viva.

La ciencia no puede crear el protoplasma viviente. La ciencia no puede crear vida. Los científicos sólo trabajan con las creaciones de la naturaleza, y algunas veces hasta sólo la imitan, pero jamás la igualan.

El material de los injertos no ha sido creado por el científico, y los zoospermos de la inseminación artificial tampoco han sido creados por los científicos.

El sueño materialista de crear una Frankenstein sólo ha servido para distraer la mente ociosa de los cineastas.

Se puede inseminizar mujeres Rusas con semen de gorilas, chimpancés, etc., pero no se puede fabricar un zoospermo viviente capaz de fecundar.

Los científicos podrán crear vida el día que posean el Ser porque sólo El Ser puede hacer. Hoy por hoy los científicos son sólo máquinas controladas por el yo pluralizado. Los bípedos tricerebrados son víctimas de todas las circunstancias. Nada pueden hacer, todo les sucede, pero tienen la ilusión de que hacen cuando en realidad todo se sucede a través de ellos.

FENÓMENOS BIOLÓGICOS.

Uno de los fenómenos más interesantes de la vida es el de la reproducción de las especies. Es asombrosa la capacidad reproductiva de los órganos y de los organismos, es maravillosa la indivisibilidad de las partes separadas, y el proceso maravilloso de la adaptabilidad.

El Akasha es la causa causorum del éter, sin el Akasha la existencia de toda vida sería imposible. Realmente el Akasha es la substancia primordial del universo, sin dicha substancia no existiría la naturaleza.

Es absurdo hablar de biología excluyendo el Akasha. Es absurdo hablar del medio ambiente excluyendo el Akasha, es estúpido hablar de los fenómenos de la naturaleza, excluyendo el Akasha.

La luz, el calor, la electricidad, el magnetismo, la acción química, los procesos biológicos de los organismos, etc., jamás podrán ser comprendidos integralmente con la exclusión del Akasha.

Los científicos actuales niegan la existencia del éter y dicen que sólo existen campos magnéticos, también podemos negar el sol y decir que sólo existen las radiaciones, y podemos decir que la tierra no se mueve, ¡pero se mueve, se mueve!.

Dentro de todo organismo existe la mutua alimentación, o intercambio de substancias bioquímicas, esto lo sabe aquél que haya estudiado biología.

Unas glándulas dan saliva y otras la secan, unas glándulas son masculinas otras lo son femeninas, un incesante intercambio de substancias se realiza en todo nuestro organismo.

Dos leyes fundamentales de tipo akashico, originan el intercambio de substancias o alimentación recíproca.

La exclusión absoluta de estas dos leyes significa caos, no existencia.

El Akasha es el fundamento de la biología. El Akasha es el fundamento de la naturaleza.

Carlos Marx no sabe de Akasha; Marx como burro, sólo cree en el pasto porque lo ve.

FENÓMENOS PSÍQUICOS.

Existen millares de fenómenos psíquicos debidamente comprobados a través de muchos años de observación y experiencia.

Los fenómenos psíquicos no pueden existir sin elemento akashico.

Todo mundo nuevo que nace, toda nueva unidad cósmica, es únicamente una cristalización del elemento akashico.

Cuando Akasha cristaliza cósmicamente, entonces de unitario se convierte en triuno.

Cuando se desintegra la cristalización cósmica, entonces el Akasha vuelve a ser unitario, integro, total, pero enriquecido con los frutos auto-concientes logrados durante la manifestación cósmica.

La ciencia necesita una super-bomba de succión para lograr el vacío absoluto en una cámara herméticamente cerrada; sólo con el vacío absoluto se puede experimentar con el Akasha puro.

Todavía no se ha inventado la bomba de construcción compleja para la reducción de la atmósfera al punto del vacío absoluto, y ya los fanáticos de la dialéctica materialista se atreven a negar los fenómenos psíquicos; realmente la ignorancia es atrevida.

Si en una cámara con vacío absoluto separamos las tres partes del Akasha, podemos estar seguros de que dichas tres partes tendrán un impulso a fusionarse nuevamente en un todo único, este impulso posee una fuerza eléctrica de tres millones cuarenta mil voltios.

Las tres partes del Akasha se hallan relacionadas con los tres cerebros del bípedo humano.

El primer cerebro se halla localizado en la cabeza. El segundo cerebro se halla concentrado en la medula espinal. El tercer cerebro no se halla localizado en una masa común; se halla localizado en distintas partes del organismo en conformidad con lo que se llama "funciones específicas" y cada una de estas partes se encuentra localizada en un lugar distinto del cuerpo.

Todos los nudos nerviosos y muy especialmente el plexo solar funcionan en íntima asociación constituyendo eso que llamamos tercer cerebro.

Las tres partes del Akasha constituyen en sí mismos el Ser triuno del hombre.

Los bípedos tricerebrados no tienen concentradas en su organismo las tres partes. Sólo algunas radiaciones de la primera parte penetran totalmente para estimular todo el proceso orgánico de la alimentación recíproca.

El proceso biológico de la alimentación recíproca o mutuo intercambio de substancias, tiene por causa procesos psíquicos.

Agregamos a todo esto, que logrando la disolución del yo y la concentración total de las tres partes del Akasha dentro de nuestros tres cerebros, adquirimos auto-conciencia, razón objetiva, realidad verdadera. No está por demás recordar que el hombre o eso que llamamos hombre es todavía un ser no logrado.

Existen fenómenos psíquicos de tipo subjetivo y existen fenómenos psíquicos de tipo objetivo. Los primeros se realizan en forma inconsciente e involuntaria. Los segundos se realizan en forma consciente y voluntaria.

Toda persona normal común y corriente ha experimentado los fenómenos de telepatía, sueños proféticos, etc.

Sólo los hombres de verdad, los hombres que han logrado concentrar el Akasha dentro de sus tres cerebros, saben lo que son fenómenos psíquicos voluntarios y absolutamente conscientes.

Los Marxistas-leninistas se ríen de las apariciones psíquicas y de los fenómenos de clarividencia, telepatía, etc., y sin embargo la radio-televisión ha venido a demostrar que las apariciones, la telepatía, la clarividencia, etc., tienen bases científicas completamente demostradas.

Por estos tiempos ya se intenta cine sin pantallas, imágenes de bulto en el escenario en vez de pantallas. Pronto esa clase de cine será un hecho, y se inventará también televisión semejante, televisión sin pantalla y con imágenes de bultos.

Los televidentes del futuro no podrán negar la realidad de las apariciones, la televisión ha venido a comprobar la realidad de las apariciones.

Todos los fenómenos psíquicos registrados en los archivos de las sociedades de estudios psíquicos podrán ser debidamente demostrados con la técnica científica.

La dialéctica marxista está siendo reducida a polvo con la técnica moderna.

Todo tipo de fenómenos tiene sus medidas propias.

Los fenómenos físicos, biológicos y psíquicos, no pueden medirse con la misma unidad de medida porque son diferentes.

Pueden medirse los fenómenos físicos pero no puede medirse con la misma unidad de medida los fenómenos biológicos y psíquicos porque éstos son diferentes.

Por último agregamos a este capítulo que la técnica científica puede comprobar totalmente los fenómenos psíquicos.

No está tarde el día en que los hombres de ciencia puedan medir los fenómenos psíquicos usando para ello el correspondiente patrón psíquico de medidas.


 

Click para imprimir capitulo